23 de septiembre de 2016

La gracia de los reyes

La gracia de los reyes. Ken Liu. Alianza Editorial, 2016
Traducción de Francisco Muñoz de Bustillo
Confieso que, al contrario de lo que sucede con la ciencia-ficción, un género que sigo, aunque con irregularidad, desde donde alcanza mi memoria lectora, y que me sirve, al igual que la novela negra, para oxigenarme después de la lectura de algún libro especialmente denso, me aburren soberanamente las fantasías épicas; he comenzado tres veces la multireconocida Juego de Tronos (el libro, no la serie de televisión) y no he logrado pasar de las primeras páginas, y que yo recuerde el único título que logró cautivarme, y que conste que han pasado un montón de años, fue El Señor de los Anillos. Pero al igual que con la novela negra, caso en el que me dejo aconsejar por un librero experto en este género y que, además, conoce mis gustos, alguien que sabe mucho de literatura anglosajona en general y de géneros alternativos en particular me recomendó este volumen, y acepté el consejo preparado para renunciar a las pocas páginas y confirmar mi incapacidad para según qué tipo de novela de aventuras, para acabar devorando -este tipo de libros no se leen, se devoran- en apenas cinco días sus más de seiscientas páginas.

La gracia de los reyes, cuyo título original es The Grace of Kings (2015), es el primer volumen de La Dinastía del Diente de León (Dandelion Dinasty), saga de la que ya se ha publicado en inglés su segundo volumen, The Wall of Storms; su autor, un desconocido Ken Liu, es un escritor y traductor al inglés de obras de ciencia ficción y de relatos chinos; de hecho, esta es su primera novela original, y cuenta en su haber con la traducción de El problema de los tres cuerpos, la última sensación en ciencia-ficción, ganadora del Premio Nebula 2015, que será publicado próximamente por Ediciones B.

La gracia de los reyes es literatura de pura evasión, una muestra de la literatura popular de siempre, una fantasía épica ubicada en unas islas desconocidas -las guardas del libro reproducen los mapas- en las que un emperador tirano tiene sometidas a las poblaciones por la fuerza de las armas y con el miedo a la represión como principal aliado. En esta situación, el heredero de una familia noble represaliada por el emperador y el jefe de una cuadrilla de bandidos unen sus fuerzas y su ingenio para derrocar al sistema e implantar una sociedad más justa. Acción trepidante y multitud de camaleónicos personajes son sus señas de identidad, y una curiosidad, unas ejemplares notas de exotismo, al menos para el lector occidental, ya que las costumbres, los usos bélicos y los regidores de la acción, un heterogéneo grupo de dioses locales, corresponden a la tradición oriental.

Pero La gracia de los reyes no es solamente una novela de capa y espada, es también una reflexión sobre la ambición y el poder, es decir, sobre la política y la guerra, sobre el peso de la tradición y sobre los cambios imprescindibles que deben asegurar el futuro a los hombres y a las sociedades; un libro que desvela la ilusión de los humanos, ahítos de sueños de libertad, pero que no son más que meros figurantes en la coreografía que imponen unos dioses sujetos a las mismas inclinaciones que los seres humanos. Una lectura apasionante y divertida.

Calificación: ****/*****
Publicar un comentario