4 de noviembre de 2016

Lejos de Rueil

Lejos de Rueil. Raymond Queneau. Ediciones del Subsuelo, 2016
Traducción de Pablo Moíño Sánchez
"Enfermedad existencial: se sabe el nombre pero de todas formas no se cura."
Queneau es un escritor especialista en juegos verbales, pero también en juegos literarios. La mayoría de sus obras, encabezadas por Cent mille milliars de poèmes (1961) y los Exercices de Style (1947), son la materialización de diversas hipótesis alternativas de naturaleza experimental -con cierto carácter científico, por cierto- que detentan siempre un componente lúdico; su pertenencia al Collège de Pataphysique y al célebre OuLiPo, Ouvrier de Littérature Potentielle, institucion de la que fue fundador, dan fe de estas intenciones especulativas. Incluso sus obras menos experimentales, como este Lejos de Rueil (Loin de Rueil, 1944), contienen ese componente recreativo que las convierten en un desafío para el lector más avezado.

Queneau es capaz, por ejemplo, de convertir un intrascendente diálogo entre tres personajes, A, B y C, en una suerte de juego combinatorio que explora todas las posibilidades de intervención de los elementos tomados de dos en dos (A-B, A-C, B-C... ), sosteniendo tres líneas dialogales, una por cada pareja; o de enunciar la enumeración, detallada y por orden, de los órganos afectados por un colapso circulatorio; o, en el aspecto puramente formal, subvertir las normas de puntuación para desplazar el centro de gravedad- y, como consecuencia, el centro de interés- de una frase al punto deseado.

Toda la obra de Queneau está escrita en función de una o varias hipótesis formales que predeterminan  el producto final. En algunos casos, el experimento formal domina el desarrollo hasta tal punto que la obra tiende a desaparecer; en otros, como sería el caso de este Lejos de Reuil, esa obra acabada puede ser tomada en consideración mediante los parámetros usuales.

En todo caso, hay que leer a Queneau para confirmar que la experimentación no es cosa de cuatro norteamericanos imberbes del final de milenio, a pesar de haberse llevado consigo la fama. Hay que leer más a Queneau; hay que leer a Queneau siempre.
"-Me pregunto cómo le viene la inspiración.
-En general reteniendo la orina.
-¿Hay alguna relación?
-Una relación indistutible. De retención."
Calificación: ****/***** 
Publicar un comentario